Blogia
PFG COMUNICACIÓN SOCIAL. UBV-MISIÓN SUCRE. Zulia, Mérida y Trujillo

Un fantasma recorre Latinoamérica

Vidal Chávez López 
 

      Parafraseando a Carlitos Marx, decimos que “un fantasma con olor a azufre recorre a América Latina: el fantasma de George Walker Bush”. 

      Por todos es conocido que el espantajo de la Casa Blanca, emprende su cruzada latinoamericana en su peor momento histórico. Vapuleado y con un colapso militar en Irak, donde todos los días mueren soldados estadounidenses; con la anunciada retirada de las tropas británicas de Basora; derrotado en las recientes elecciones de la Cámara de Representantes; con Afganistán nuevamente levantado como un cuero seco; con amenazas de agresiones contra Irán, Corea del Norte, Líbano, Cuba y Venezuela, mister Bush asoma su impertinente y golpeada nariz por América Latina. 

      Indudablemente, nadie que esté en su sano juicio puede considerar actualmente a Bush como el héroe, el ungido, el adalid de la democracia. Mucho menos, decir que es el sacrosanto compañero más cercano de los arcángeles. 

      En medio de esta realidad histórica en contra, y al igual que el Demonio fue expulsado de los cielos hasta lo más profundo de los infiernos, el Mefistófeles de la White House no podrá evitar salir dándose vueltas del respetado territorio latinoamericano. 

      Por más que Bush se quite su traje camuflado de Rambo y trate de disfrazarse de Simón Bolívar para ponerse a cantar desentonadamente “me voy pa’l pueblo hoy es mi día, / voy a alegrar toda el alma mía”; por más que Bush se cale su sombrero texano, se cuelque al cinto sus armas nucleares y se ponga a caminar por Latinoamérica como un deplorable clon de los vaqueros de los westerns italianos, podrá evitar los grandes tsunamis de protestas que arrasarán con su tournée por estas tierras.  

      Esto será insalvable. Pues, para su recibimiento, el señor del coloso del norte ya tiene la mesa servida de un apetitoso y suculento menú de protestas sazonado y condimentado por grupos de obreros, mujeres, estudiantes, organizaciones sociales y la población en general de los países donde el intransigente vaquero de Texas intentará plantar su bota con espuelas. 

      Aunque se tongonee, la “misión redentora” que cumplirá Bush entre el 8 y 14 de marzo tiene como única finalidad imponer la visión unilateral de la política de los halcones de la Casa Blanca, para torcer los brazos de los presidentes de Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala y México y tratar de contener la influencia del presidente Hugo Chávez en la región. 

      Pero no podrá cumplir su objetivo, ya que ante el indetenible proceso de cambios que vive Latinoamérica, el mandatario que sumisamente se deje encorvar por Bush se encontrará de frente con un pueblo erguido que no se arrodillará seducido por las migajas con olor a azufre que hoy promete el presidente de EEUU.  

      Como mister Bush sabe muy bien que su visita será rechazada por los pueblos latinoamericanos, tendrá que tararear a solas y muy quedo: “Soy ese beso que se da / sin que se pueda comentar, / soy ese nombre que jamás / fuera de aquí pronunciarás, / soy ese amor que negarás / para salvar tu dignidad, / soy lo prohibido”. 

   Mientras tanto, desde el 8 al 14 de marzo y por siempre, nuestros pueblos exclamarán en un solo grito desde México hasta la Patagonia: “Allá viene el Diablo, dale con la cruz”, en demostración de que el señor del azufre no tiene nada que bushcar por estos lados. Amén. 
 

      vchavezlopez@hotmail.com

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres