Blogia
PFG COMUNICACIÓN SOCIAL. UBV-MISIÓN SUCRE. Zulia, Mérida y Trujillo

Mujeres y socialismo del siglo XXI

Elsy Laucho Contreras  

Hace unos escasos días nos preguntaba el profesor Luis López Catalán, catedrático y coordinador de UNICEF Andalucía, si sabíamos ¿cuánto sería el costo a financiar para que Zimbabwe, perteneciente a la África subsahariana pudiera ser un país desarrollado?, debo decir que estábamos cooperantes de tres continentes: nueve europeas, seis africanos y por América estábamos tres: un brasilero, una colombiana y yo, venezolana. La pregunta nos descolocó a todos. El profesor nos miraba incisivamente por un par de segundos a cada uno y nosotras nos volvíamos a mirar con la duda más acuciante, por supuesto. ¿Lo saben ustedes lectores y lectoras?, ¿se lo imaginan acaso?. Pues bien, el costo que alcanza hacer un pozo para obtener agua y hacer una escuela. Ah, pero no queda allí la cosa, condición sine qua non: que sean las mujeres las que se encarguen del pozo y de las escuela. A mí se me dibujo una honda sonrisa de satisfacción y uno preguntó: ¿porqué?. El porqué es muy sencillo. Las mujeres campesinas en las aldeas cuidan de los hijos, los enfermos, de su alimento, de su abrigo más elemental y para hacerle frente a la dureza de la geografía y de la pobreza, trabajan una al lado de la otra, estableciendo una red de solidaridad genuina. Luego cuando llega el agua, se encargan que a todas las casas les llegue su ración, así como la ración para los animales y el debido riego de las plantas y los cereales que afloran en esa tierra con un poco de agua para poder nutrirse. Las mujeres enseñando en las escuelas no sólo conocimientos, sino enseñando con los valores propios de la solidaridad y la cooperación, podrían moldear a las generaciones futuras para alcanzar la justicia, la equidad y su desarrollo endógeno. Sólo hay un problema, y es que no las dejan, culturalmente en Zimbabwe es muy poca la maniobra.

En Venezuela, las mujeres también somos una red genuina para la redistribución de la riqueza, ejemplo de solidaridad en las que para muestra, hoy 8 de marzo nos encontramos recogiendo firmas por toda la geografía nacional y partiendo desde el Zulia, para que el Presidente Hugo Chávez dicte un Decreto con fuerza, valor y rango de Ley que regule lo relacionado con los derechos de las mujeres amas de casa, especialmente, lo relativo a la pensión de vejez, todo dentro del marco del Artículo 88 de la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela. Estamos preocupadas y ocupadas por el tejido social mas vulnerable, pero también estamos convencidas que en el marco de la discusión de PNUV, y el enorme reto que encara no sólo para Venezuela, sino como referente para el mundo, las mujeres venezolanas hermanadas con los mas diversos movimientos de mujeres y feministas en Latinoamérica, Europa, el Caribe, pondremos nuestra acción, pensamiento y emoción, para avanzar hacia la paridad o “el sistema cremallera” como algunos le llaman, para consolidar un espacio público plural y hacer avanzar al movimiento político venezolano, inmenso laboratorio de sueños para todos los que no formamos parte del G-8. Puse como ejemplo la cremallera, pero es que ¿quién puede dudar a éstas alturas que nuestra voz de mujeres, exige y construye un mundo donde la vida nos ha enseñado a pensar en el otro a la escala de la piel y no de abstracciones o números?, ¿quién mejor que nosotras para hablar por nosotras, por la otra mitad del género humano que vive en nuestro país y construye su ciudadanía?. Yo lo he visto en la calle y se lo escuché al presidente en su Aló 272, las mujeres hemos estado en pie de lucha en nuestros barrios, no pertenecemos como colectivo a los escenarios políticos de mayor envergadura, pero de lo que sí estoy convencida, es que en nuestro país no podremos decir “es que no las dejaron”. Los obstáculos están en el corazón. La acción social se amasa en el tiempo y acumula esfuerzos, y cuando encuentra una ventana, cristaliza la propuesta, éste es el momento de convocar y de cristalizar las propuestas.  

Fundación Casa de la Mujer de Maracaibo

elsy.lauchocontreras@gmail.com

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

LUZMAR PARRA -

soy Abogada en la actualidad estoy cursando el ultimo termino en ciencias juridicas en la UNEFA-APURE y estoy interesada en impartir mis conocimientos en el area juridicas en las misiones presente mi sintesis curricular en Apure-Biruaca y los perfiles que requieren es el del amiguismo que puedo hacer para ingresar
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres